Fisioterapia Respiratoria. El drenaje postural

Las posiciones de drenaje son posturas en las que las zonas periféricas de los bronquios se encuentran situadas por encima de las zonas centrales, los bronquios están desviados y lo más verticalmente posible deben acercarse al bronquio más grueso que esté más cercano. Así, con la ayuda de la gravedad, se facilita la salida de las secreciones bronquiales, se pueden llevar a cabo aspiraciones profundas, percusiones, presa cutánea y vibraciones, así como empleo de calor.

Indicaciones: las posiciones de drenaje se usan en enfermedades que cursan con gran cantidad de esputos, como fibrosis quística, bronquitis crónica, neumonía, bronquiectasia, así como también atelectasia aguda de un lóbulo pulmonar.

Contraindicaciones: Los pacientes con insuficiencia cardíaca, hipertonía aguda, edemas cerebrales, edemas pulmonares, descompensaciones cardíacas y a veces también disnea, no pueden adoptar una postura hundida de la cabeza ya que en estas enfermedades la influencia de la fuerza de la gravedad puede actuar de forma contraproducente.

Lóbulos pulmonares y segmentos broncopulmonares:

Lóbulo pulmonar sup. Dcho: 1 segmento apical (vértice pulmonar), 2 segmento posterior y 3 segmento anterior; Lóbulo medio:4 segmento lateral y 5 segmento medio; Lóbulo inf. Dcho: 6 segmento apical, 7 segmento mediobasal, 8 segmento anterobasal, 9 segmento laterobasal y 10 segmento posterobasal; Lóbulo sup. Izq.: 1 segmento apical, 2 segmento posterior y 3 segmento anterior; 4 segmento ligular superior y 5 segmento ligular inferior; Lóbulo Inf Izq: 6 segmento apical, 8 segmento anterobasal, 9 segmento laterobasal y 10 segmento posterobasal

Preparación y realización: El tratamiento debe llevarse a cabo, siempre que sea posible, antes de las comidas, o deben haber transcurrido aproximadamente unas dos horas desde la última ingestión de alimentos. Los pacientes deben ser conscientes de la parte del día en que la cantidad de mucosidad es más elevada y llevarán a cabo la posición de drenaje dos o tres veces al día durante un período de 20 o 30 minutos. En la forma intensiva, y según las posibilidades, el paciente antes de tumbarse debe toser y aspirar, de modo que la secreción bronquial no se deposite en otras partes del pulmón. El drenaje se inicia por las partes bronquiales más afectadas y acaba por las menos afectadas. También es importante destacar que la eliminación de secreciones por drenaje es más efectiva si anteriormente se usan broncodilatadores.

Los Cambios de posición:

El tiempo de mantenimiento de cada postura varía entre los pocos minutos, unos 3 hasta 1 o 2 horas. Los cambios de posición puede producir los siguientes efectos beneficiosos:

1-Elevación temporal de la irrigación pulmonar especial redistribución sanguínea en la hipostasis. La circulación pulmonar está sujeta a la acción de la gravedad, las bases están mejor perfundidos, por tanto un cambio de posición redistribuirá la sangre a otras zonas peor irrigadas.

2- Mejora de las relaciones de ventilación-irrigación, por un motivo similar al anteriormente descrito, el hecho de una mala irrigación, provoca también una mala ventilación de la zona, que tiende a dañarse.

3- Mejora de la limpieza bronquial.

4- Mejora de reabsorción dorsal de exudados pleurales.

Las posturas:

Drenaje para los segmentos apicales de los dos lóbulos superiores, posición en sedestación.

Drenaje para los segmentos anteriores de los dos lóbulos superiores. Decúbito supino.

Drenaje para el segmento posterior del lóbulo izquierdo. Decúbito lateral hacia la derecha, ¼ de giro sobre la posición abdominal.

Drenaje para el segmento posterior del lóbulo derecho. Decúbito lateral hacia la izquierda, ¼ de giro sobre la posición abdominal.

Drenaje para el lóbulo medio: Decúbito lateral hacia la izquierda, ¼ de giro sobre la posición abdominal, cabeza más baja que los pies.

Drenaje para la língula: Decúbito lateral hacia la derecha, ¼ de giro sobre posición abdominal, cabeza más baja.

Drenaje para los segmentos superiores de ambos lóbulos inferiores. Decúbito prono.

Drenaje para el segmento lateral del lóbulo inferior derecho: Decúbito lateral izquierdo, cabeza más baja.

Drenaje para el segmento lateral del lóbulo inferior derecho y del segmento medial del lóbulo inferior derecho: Decúbito lateral derecho, cabeza más baja

Drenaje para el segmento posterior de ambos lóbulos inferiores: Decúbito prono, cabeza más baja.

Drenaje para el segmento anterior de ambos lóbulos inferiores: Decúbito supino, cabeza más baja.

Drenaje para el lóbulo inferior y medio derecho del segmento laterobasal.

Extraído del libro. Fisioterapia. Descripción de las técnicas y tratamiento. Hüter-Becker, A. & Schewe H. & Heiperrtx, W.